Células B reguladoras (Bregs)

Alistair McIntosh, Escuela de Biociencias, Universidad de Birmingham, Reino Unido

Las células B también participan en la inmunidad innata
Los linfocitos B son glóbulos blancos producidos en la médula ósea de los mamíferos. Tradicionalmente se les ha asociado con un papel regulador positivo del sistema inmunitario ya que mediante la presentación de antígenos a las células T CD4+ (no a las T CD8+), permite a su vez su activación, dando lugar a la inmunidad humoral. La interacción entre los linfocitos B y T-helper es muy importante, lo que queda demostrado en modelos múridos deficientes o carentes de estas células, que presentan una menor capacidad de respuesta frente a patógenos.
Aunque esta capacidad de regulación positiva se conocía desde hace muchos años, ahora también se admite que ciertas poblaciones de células B pueden regular negativamente las respuestas inmunitarias, reduciendo la inflamación en patologías autoinmunes. Cuando los linfocitos B son eliminados en modelos animales, las enfermedades autoinmunes son más frecuentes, lo que sugiere que ciertos tipos de células B regulan la inflamación. Esta subpoblación particular se denomina células B reguladoras (Bregs). Hasta el momento se han identificado varios fenotipos diferentes capaces de actuar negativamente sobre la respuesta inmunitaria, aunque todas comparten la capacidad de producir IL-10, una molécula que no es secretada por las otras subpoblaciones. La IL-10 es una citocina que inhibe la producción de otras citocinas proinflamatorias como la IL-2, IL-3, INF-γ y TNF-α, e inhibe las respuestas de tipo Th1, lo que sugiere que es la molécula clave en la regulación por parte de las células Breg. Se ha propuesto el fenotipo CD1dhiCD5+CD19hi, identificado en el bazo de ratones wild-type naïve, para las células Breg que producen IL-10, una vez que han sido activadas mediante estimulación in vitro. Ya que estas células solo producen IL-10, también se las conoce como células B10.

Función de las células B reguladoras
A diferencia de las células T, que responden a antígenos que provienen de péptidos procesados, las células B pueden responder directamente a antígenos nativos gracias al receptor de células B (BCR). Esto sugiere que las células Breg aparecen antes en las respuestas inmunitarias que las células T reguladoras, aunque la duración de la respuesta sería menor.
En humanos, las células Breg representan sólo una pequeña proporción de todos los linfocitos B (aprox. 0.5% en pacientes sanos), sin embargo, existen muchas pruebas que apoyan la importancia de esta población. El tratamiento de algunas patologías autoinmunes a través de la depleción de células B ha mostrado resultados desalentadores. Esto podría deberse a la eliminación de células Breg, junto con el resto de linfocitos B, que suprimiría el efecto protector antiinflamatorio de las primeras. Cuando los linfocitos B son eliminados en ratones, las enfermedades autoinmunes se desarrollan espontáneamente, lo cual apoya la teoría de la “depleción de las células Breg”. Como se ha mencionado anteriormente, las propiedades protectoras provienen de la producción de IL-10. Se piensa que la producción de esta citocina se activa por estimulación de los receptores de tipo Toll (TLRs) en ratones, o CD40 y TLRs en el caso de los humanos. Como consecuencia de la activación, se inhiben subpoblaciones celulares involucradas en respuestas inflamatorias, como algunos linfocitos T y células dendríticas. Las células Breg también pueden favorecer el cambio de comportamiento de células T a través de la interacción con células T-helper. Ya que pueden interactuar con una gran cantidad de subpoblaciones inmunitarias e inhibir señales proinflamatorias, estas células podrían ser usadas como una nueva estrategia terapéutica en enfermedades autoinmunes.

3. Regulatory B cells_Figure 1

Figura 1. Posibles interacciones entre las células B10 y otras células del sistema inmunitario.

La IL-10 regula la activación de varios tipos celulares, como las células dendríticas (DCs), macrófagos, células plasmáticas (PCs), células T-helper (Th) y otras células B.

Linaje de células B reguladoras

A pesar de la evidencia que existe en la literatura sobre la actividad de las células Breg, todavía quedan pendientes muchas preguntas sobre el origen de las mismas. Por ejemplo, las células B productoras de IL-10 parecen responder a estímulos a través del BRC. Sin embargo se ha visto una reducción en el número de células B productoras de IL-10 en ratones a los que se les ha eliminado CD19 (un potente regulador positivo de la señalización a través del BCR). Además, algunos estudios preliminares sugieren que tanto la estimulación mediante CD40 como por lipopolisacárido (LPS), inducen la producción de células B10. En conjunto, esto sugiere que para la existencia de esas células se requiere la estimulación principalmente mediada por el BCR. Por lo tanto, surge una nueva pregunta de si las células Breg son una subpoblación única o proceden de células B que han sido expuestas a un estímulo en concreto. En los diversos estudios con modelos animales donde se han identificado células B con un papel regulador, no se ha podido observar un mismo fenotipo entre ellas. En humanos también se ha observado la presencia de células B productoras de IL10; sin embargo, los resultados son igual de variables o más que en el caso de los modelos animales. En definitiva, el origen, y por tanto el papel general, de las células Breg en humanos continua siendo confuso.

Revisión: Mila García, Barcelona, ES (SEI)
© Los derechos de este documento corresponden a su autor.