Desarrollo y maduración de linfocitos T en el timo

Desarrollo y maduración de linfocitos T en el timo | Divya K. Shah, Sunnybrook Research Institute, Toronto, Canada
Traducción: Javier Rodríguez-Carrio, Oviedo, ES (SEI)

Los linfocitos T proceden de células madre hematopoyéticas que tienen su origen en la médula ósea. Estos precursores migran desde la médula ósea y colonizan el timo. Una vez allí, estas células, denominadas timocitos, experimentan un proceso de maduración en varias etapas que pueden ser identificadas según la expresión de marcadores de membrana. La mayoría de las células en el timo darán lugar a los linfocitos T αβ, mientras que aproximadamente un 5% originarán los linfocitos T γδ.

El timo se compone de una corteza externa y una región interna, llamada médula. A lo largo de las etapas de maduración, los timocitos interaccionan con las células estromales (no hematopoyéticas) y experimentan los procesos abajo esquematizados en diferentes regiones.

En su fase más temprana, los timocitos carecen de los correceptores CD4 y CD8, por lo que se denominan dobles negativos (DN). La población de DN puede ser subdividida en función de la expresión de CD44 (una molécula de adhesión) y CD25 (cadena α del receptor de la IL-2). La figura 1 recoge la expresión secuencial de estos marcadores. Aquellas células que carecen de CD44 pero expresan CD25 (DN3) experimentan un proceso denominado beta-selección. Este proceso selecciona aquellas células que han reordenado correctamente el segmento génico de la cadena β del TCR. La cadena β interacciona entonces con el subrogado de cadena α (pre-Tα), formando el pre-receptor de célula, que formará un complejo con moléculas CD3. Este complejo activa señales de supervivencia y proliferación, impide posteriores reordenamientos de la cadena β y promueve la expresión de las moléculas CD4 y CD8. Las células en este estadío se denominan linfocitos dobles positivos (DP). Aquellas células que no experimentan beta-selección son eliminadas por apoptosis.

3. T-cell development in thymus (Desarrollo y maduración de las células T en el timo)_Figure 1
Figura 1. Maduración de linfocitos T αβ. Se muestran los diferentes marcadores de superficie según las diferentes fases de maduración de los linfocitos T.

Los linfocitos DP reordenan la cadena α del TCR dando lugar a receptores TCR αβ. Estas células experimentan un fenómeno de selección positiva en la corteza tímica, interaccionando con autoantígenos presentados en moléculas del complejo principal de histocompatibilidad (MHC) de clases I o II. Las células que interaccionan con elevada afinidad con un complejo MHC/péptido, sobreviven; mientras que aquellas que lo hacen con una baja afinidad, son eliminadas por apoptosis.

A continuación, los timocitos migran a la médula, donde experimentan una fase de selección negativa, en la cual les serán presentados autoantígenos por parte de células presentadoras de antígenos, tales como macrófagos y células dendríticas. Los timocitos que interaccionan fuertemente con los antígenos presentados, son eliminados nuevamente por apoptosis. De este modo, la mayoría de los timocitos en desarrollo son eliminados a lo largo de las fases de maduración.

Tras los fenómenos de selección, se reduce la expresión de una de las moléculas correceptoras, originando entonces linfocitos T CD4 o CD8 simples positivos (SP), que abandonan el timo y pasan a la circulación periférica.

Revisión: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.