Alergia

Alergia | John, Imperial College, Londres, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

La alergia es una respuesta inmunitaria exagerada y dañina a los antígenos, que cursa con daño tisular y enfermedad. Es uno de los cuatro tipos de reacciones de hipersensibilidad que se conocen, los cuales se clasifican en función del mediador, el tipo de antígeno y el mecanismo efector (Tabla 1). Un ejemplo extremo de alergia es la anafilaxis. Los antígenos que pueden desencadenar reacciones alérgicas son llamados alérgenos y, generalmente, provienen de fuentes no infecciosas o no microbianas. No existe un patrón estructural único (o familia de patrones) que definan que una proteina pueda ser alergénica, pero de manera general estos suelen ser pequeños, solubles, estables y pueden tener actividad peptidasa. Debido a la similitud estructural de algunas proteínas, un individuo que es alérgico a una proteína puede ser alérgico a otras que proviene de especies muy diferentes (reactividad cruzada) por ejemplo, es muy común presentar alergia al látex, kiwi y polen de abedul, pese a no tener un origen común.

1. Allergy_Table 1
Tabla 1. Tipos de reacciones de hipersensibilidad. La hipersensibilidad se define por tres factores: el mediador, el tipo de antígeno y el efector.
Fase de sensibilización. La sensibilización es un tipo de activación de la memoria inmunológica. Tanto las células T como las B necesitan contactar con el antígeno para reconocerlo (en este caso, con el alérgeno). Los factores que desencadenan la alergia no se conocen completamente, pero el ambiente, la atopía, el lugar y el tipo de célula presentadora de antígeno es crítico para el resultado. La desviación hacia un fenotipo de células T helper 2 (Th2) es un factor crítico.

La respuesta alérgica

Las respuestas alérgicas constan de dos fases: una aguda y otra crónica, que se pueden observar como ronchas y enrojecimiento.

1. Allergy_Figure1

Ronchas: reacción alérgica aguda

Esta fase ocurre rápidamente tras la exposición al alérgeno (menos de una hora). Se origina por la degranulación de los mastocitos y la liberación de histamina y otros mediadores, causando inflamación local y los síntomas del “ataque alérgico”, enrojecimiento local e hinchazón. La degranulación de los mastocitos se origina por la unión del alérgeno a anticuerpos de isotipo IgE (que se encuentran unidos a receptores FcεR1 de la superficie de los mastocitos). Dado que el anticuerpo ya está unido, la reacción es muy rápida.

Enrojecimiento: reacción alérgica crónica

Esta fase ocurre entre las 6 y las 12 horas tras la exposición inicial. Se trata de la respuesta celular y es debida al reclutamiento de células T, eosinófilos y más mastocitos al lugar de exposición. Una vez que llegan al destino, estas células empiezan a liberar enzimas, proteínas tóxicas y más citocinas que acarrean más inflamación.
Revisión: Carlos Parga, Universidad del Sinú, Colombia (SEI)

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.