Diabetes de tipo 1

Diabetes de tipo 1 | Sefina Arif, King’s College, Londres, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

La diabetes de tipo 1 (T1D) es una enfermedad crónica mediada por células T que conlleva la destrucción de las células β secretoras de insulina (Figura 1) provocando una deficiencia absoluta de insulina e hiperglucemia.

Epidemiología

Supone cerca del 5-10% de todos los pacientes con diabetes y la incidencia está aumentando mundialmente un 3% cada año. Existe una variación geográfica considerable, con un mayor número de casos en Europa (con la incidencia más alta en Finlandia) y menor en Asia.

Patología

La presentación clínica de la T1D viene precedida por un periodo asintomático que puede durar de meses a años, y se caracteriza por la generación de autoanticuerpos frente a los componentes de las células β de los islotes pancreáticos. Los autoanticuerpos frente a insulina son los primeros que aparecen, seguidos por los que actúan sobre la decarboxilasa de ácido glutámico (GAD) y posteriormente frente a IA-2 (proteína tirosín-fosfatasa asociada a insulinoma) y ZnT8 (transportador de zinc 8). Generalmente se piensa que estos anticuerpos sirven como marcadores diagnóstico, y no poseen un papel etiológico en el desarrollo de la T1D.

La destrucción de las células β es el resultado de una compleja interacción entre distintos jugadores tanto del sistema innato como adaptativo. Los análisis inmunohistoquímicos de islotes de pacientes con T1D obtenidos de autopsias permiten ver un infiltrado de células mononucleares (llamado insulitis) en los islotes, principalmente macrófagos, células B y células T. Tanto los linfocitos T CD4+ como los CD8+ son requeridos para el desarrollo de la enfermedad, destruyendo las células productoras de insulina a través de funciones efectoras por partes de las Th1 y mediante ataque directo por parte de los linfocitos T citotóxicos (CTLs). Estos últimos inician la destrucción a través de varios mecanismos como la producción de citocinas proinflamatorias tales como TNF-α e IFN-γ, que actúan sinérgicamente con la IL-1 producida por macrófagos. También pueden secretar perforina o inducir apoptosis mediante la activación de la ruta Fas-FasL.

95. Type 1 diabetes_Figure 1
Figura 1. Islote pancreáticos sano (a) y de un paciente con diabetes de tipo 1 crónica (b) teñidos con anticuerpos antiinsulina.

Genética

La diabetes de tipo 1 es una enfermedad poligénica con un fuerte componente genético. El principal locus de susceptibilidad está mapeado en la región HLA del cromosoma 6p21 y supone entre un 30 y un 50% de riesgo. Específicamente se trata de los loci HLA-DRB1 y HLA-DQB1. El mayor riesgo de haplotipos DR/DQ recae en DR3-DQA1*0501-DQB1*0201 (DR3) y Dra-DQA1*0301-DQB1*0302 (DR4). Además, se han confirmado más de 40 loci no-HLA con un potencial pequeño de riesgo, incluyendo el gen para insulina, CTLA-4, PTNP22, IL-2RA e IF1H1.

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.