Parásitos intestinales: nematodos y mecanismos de resistencia

Parásitos intestinales: nematodos y mecanismos de resistencia | Kathryn Else, Universidad de Manchestes, Reino Unido
Traducción: Helena Izquierdo, CNIC, Madrid (SEI)

Los nematodos intestinales son un tipo muy común de parásitos tanto en el hombre como en animales domésticos. Cuando ocurre la infección, frecuentemente por ingesta de huevos, el parásito se establece en el intestino. Los antígenos del parásito son transportados por células dendríticas intestinales, o bien drenan directamente hacia la linfa, hasta los ganglios linfáticos mesentéricos. En estos ganglios, los antígenos son presentados vía MHC de clase II a las células T, lo que provoca su polarización y diferenciación hacia algunas de las poblaciones de linfocitos T CD4+, en función de las citoquinas generadas durante el reconocimiento (Th1, Th2…).

La eliminación de los nematodos está controlada por las células T helper 2 (Th2). Estas células secretan las citoquinas IL-4 e IL-13, capaces de orquestar los mecanismos efectores necesarios para acabar con la infección. Normalmente, las respuestas efectoras de tipo Th2 no son eficaces eliminando patógenos intracelulares, por lo que se requiere el desarrollo de una respuesta de tipo T helper 1 (Th1).

Con objeto de eliminar la infección, las células Th2 han de retornar desde los ganglios mesentéricos hacia el lugar de origen de la infección, donde controlan localmente las células efectoras del sistema innato, a través de la secreción de citoquinas de tipo 2.

Ejemplos:

Trichinella spiralis (Figura 1) es un nematodo parásito que habita en el intestino delgado. En el hospedador, su eliminación implica la generación de una potente respuesta inflamatoria mediada por mastocitos, células controladas por linfocitos Th2, que producen proteasas y otros mediadores inflamatorios, dificultando así la supervivencia del parásito.

9. Intestinal nematode parasites. Mechanism of resistance_Figure 1
Figura 1. Trichinella spiralis

Trichuris muris (Figura 2) es un nematodo parásito que habita en el intestino grueso. Su eliminación no involucra a los mastocitos, sino que está controlada por células Th2. Se cree que los cambios producidos por la IL-13 en la renovación de células epiteliales y producción de antimicrobianos derivados de las células de Goblet (como las intelectinas y Relm b) son los responsables del control de este patógeno. Aunque no está claro cómo estos antimicrobianos intervienen en la inmunidad, Relm b ha demostrado unirse a las cutículas de los nematodos.

9. Intestinal nematode parasites. Mechanism of resistance_Figure 2
Figura 2. Trichuris muris

Por lo tanto, a pesar de que los mecanismos reguladores necesarios para eliminar los nematodos intestinales son similares (Th2), el tipo celular regulado por los linfocitos Th2 para acabar con la infección varía en función de la especie de helminto.
Revisión: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.