Respuestas inmunitarias frente a hongos patógenos

Respuestas inmunitarias frente a hongos patógenos| Rebecca A. Drummond, Universidad de Aberdeen, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

Existen aproximadamente 100.000 especies de hongos distribuidos ampliamente en el medio ambiente. Algunos forman esporas que inhalamos en nuestro día a día (por ejemplo, las de Aspergillus sp.), mientras que otros viven como organismos comensales en nuestro organismo (ej. Candida spp). A pesar de la estrecha relación que tenemos con ellos, la manera en la que el sistema inmunitario reconoce y nos protege frente a las versiones patógenas está comenzando a entenderse ahora.

Entre aquellos hongos que causan enfermedad, muchos son patógenos oportunistas, lo que quiere decir que sólo producen infecciones bajo determinadas circunstancias (como cuando el sistema inmunitario está debilitado), como ocurre en tratamientos con quimioterapia, cuando se usan drogas inmunosupresoras o en infecciones por VIH, donde los pacientes son más susceptibles. Debido al mayor uso de este tipo de fármacos, junto con el incremento de infecciones por VIH, la incidencia por infecciones fúngicas ha crecido mucho en los últimos años.

Los hongos pueden causar muchos tipos diferentes de infecciones (Tabla 1), que pueden variar desde patologías cutáneas o de las mucosas, hasta sepsis y fallo orgánico que puede poner en peligro la vida. En cualquiera de esos casos, solo existen unos pocos tratamientos disponibles y no hay vacunas.

7. Immune responses to fungal pathogens_Table 1
Reconocimiento de los hongos por el sistema innato

Los hongos son reconocidos por las células del sistema inmunitario innato (p.e. células dendríticas y macró-fagos), que unen componentes de las paredes fúngicas gracias a los Receptores que Reconocen Patrones (PRR) expresados en la superficie de las células. Los receptores de lectina tipo C (o CLRs, como la Dectina-1), son particularmente importantes en la inmunidad antifúngica, aunque otros, como los TLRs (receptores de tipo Toll), también son importantes. (Figura 1).

7. Immune responses to fungal pathogens_Figure 1
Figura 1. Una célula dendrítica decorada con PRRs antifúngicos. Tras el reconocimiento, la señalización favorece la generación de respuestas Th1/Th17 adaptativas y la activación de células innatas efectoras.
Cuando los PRRs reconocen a un hongo, producen señales a través de colas intracelulares o moléculas asociadas (FcRγ), lo que resulta en fagocitosis, iniciación de mecanismos de destrucción (ej. producción de especies reactivas de oxígeno), y contribuye al desarrollo de respuestas inmunes adaptativas.

La inmunidad adaptativa frente a hongos sólo se conoce parcialmente, aunque parece ser que las células T CD4+, que producen IFN-γ (Th1) o IL-17 (Th17) son las mayores protectores frente a las infecciones fúngicas, ya que ayudan a las células innatas efectoras, como neutrófilos y macrófagos, a una correcta destrucción.

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.