Interleucina 10 (IL-10)

Interleucina 10 (IL-10) | José Ignacio Saldana, Imperial College London, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

La interleucina 10 (IL-10) es una citocina de tipo II que forma parte de la familia que incluye también a IL-19, IL-20, IL-22, IL-26 e IL-29. Estas citocinas tienen una organización génica similar y se unen a receptores con una estructura parecida. Sin embargo, llevan a cabo actividades biológicas muy diferentes. La IL-10 es producida por distintos tipos de células del sistema inmunitario (ver Figura 1), pero también se observa en células epiteliales, queratinocitos de la piel y ciertas células tumorales.

7. Interleukin 10 (IL-10) (Interleucina 10 (IL-10))_Figure 1

Figura 1. IL-10, su receptor y células del sistema inmuntario relacionadas con esta citocina.
En general, las funciones biológicas principales de la IL-10 son disminuir y regular la respuesta inflamatoria producida por las células dendríticas y los macrófagos, así como reducir las respuestas adaptativas de las células T CD4+. Esta citocina es un potente inhibidor de la presentación antigénica, ya que reduce la expresión del complejo principal de histocompatibilidad de tipo II (MHC II) y de las moléculas accesorias de coestimulación CD80 y CD86 en células dendríticas. El efecto global es la inhibición de la maduración de dichas células.

La inhibición de la maduración de las células dendríticas causa una reducción de las citocinas proinflamatorias interferón gamma (IFN-γ), IL-4 e IL-5 producidas por los linfocitos T. La IL-10 también inhibe la producción de otros mediadores inflamatorios como la IL-1 y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) producidos por macrófagos. En células T CD4+ naïve, esta citocina inhibe la señalización por CD28, por lo que les impide activarse correctamente. La IL-10 también puede promover la activación de las células B y estimular la proliferación de células NK, por lo que su actividad no es siempre inhibitoria.

Cuando se produce IL-10 y se secreta, actúa específicamente a través del receptor de IL-10, cuya estructura consta de dos subunidades: el receptor 1 de IL-10 y el receptor 2 de IL-10 (ver Figura 1). Una vez que la citocina se ha unido, las subunidades del receptor se asocian con moléculas de transducción de señales en el citoplasma de la célula que expresa el receptor, lo que induce una señal que normalmente disminuye la actividad de algunos de los genes requeridos para producir una respuesta inmune, aunque también puede promover la activación de ciertas células como se mencionó más arriba.

La IL-10 es secretada en grandes cantidades por tejidos mucosos como el intestino o los pulmones donde las respuestas inmunológicas indeseadas o incontroladas pueden causar daños graves. De acuerdo con esto, los ratones que no poseen IL-10 desarrollan espontáneamente enfermedades inflamatorias como la colitis autoinmune.

Revisión: José Faro, Vigo, ES (SEI)
© Los derechos de este documento corresponden a su autor.