Migración de células dendríticas

Migración de células dendríticas | Simon Milling, Universidad de Glasgow, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

Introducción

Las células dendríticas (DCs) (ver nota al final) pueden encontrarse en tres localizaciones diferentes del cuerpo humano. Están presentes como células inmaduras en los tejidos periféricos, especialmente aquellos expuestos al ambiente externo, como la piel, los pulmones o el intestino. También están presentes en los tejidos linfoides, incluyendo a los nódulos linfáticos y el bazo. Para migrar a estas zonas, las DCs viajan a través de la sangre o los vasos linfáticos. La función principal de las células dendríticas es interactuar con los linfocitos y estimularlos, bien para iniciar o mantener una respuesta inmunitaria contra un patógeno o para prevenir respuestas contra proteínas extrañas no dañinas (ej. antígenos de la dieta o bacterias intestinales comensales). En los tejidos linfoides, las DCs pueden existir en su estado inmaduro o maduro. A diferencia de las células B o T, sólo unas pocas DC migran fuera de los nódulos linfáticos o el bazo; se piensa que la gran mayoría de ellas mueren en los tejidos linfoides días después de haber llegado. Para entender la migración de estas células, y la función de las DC migratorias, es de gran ayuda considerar su comportamiento en ausencia de inflamación, y tras estimulación del sistema inmunitario por una infección u otro evento patogénico.

Migración de las DCs en estado de reposo

En ausencia de inflamación, muchas DCs migran a través de la sangre, como precursores, directamente al bazo o a los nódulos linfáticos. Estos precursores pueden también migrar a los tejidos periféricos, donde pueden residir algunos días, antes de desplazarse, vía linfa, a los nódulos linfáticos locales (Figura 1). Las DCs que optan por esta última opción son capaces de transportar proteínas, captadas en los tejidos, y “presentarlas” a las células T en los nódulos, bien para estimularlas o generar tolerancia. Las células T tolerogénicas no responden a las proteínas. Así, las DCs ayudan a prevenir respuestas inmunitarias potencialmente dañinas contra antígenos inocuos.
4. Dendritic cell - Migration (Migración de células dendríticas)_Figure 1
Figura 1. Rutas de migración de las células DC en estado de reposo y precursores.

Migración de DCs durante procesos inflamatorios

Cuando se activa el sistema inmunitario, ya sea por una infección u otro estímulo inflamatorio, las funciones de las DCs cambian. Nuevas células dendríticas migran desde la sangre y los tejidos y sufren procesos de “maduración”. Estas DCs maduras expresan altos niveles de moléculas coestimuladoras en su superficie, y tienen la capacidad de activar células T naïve. De esta forma, juegan un papel muy importante en la iniciación de respuesta de células T y B, y son clave en la defensa contra patógenos y en la generación de memoria inmunológica.

Nota: Este artículo está referido a las llamadas “células dendríticas convencionales”, no a las células dendríticas plasmacitoides (pDCs) o foliculares (fDCs), puesto que aún no se conoce con exactitud cómo migran. Las pDCs son una subpoblación de DCs circulantes de la sangre, con un fenotipo inmaduro y que pueden encontrarse en los tejidos linfáticos y algunos tejidos periféricos. También pueden acumularse en los sitios de inflamación y en las áreas de células T en los nódulos linfáticos. Las pDCs responden a infecciones virales mediante la secreción de altos niveles de interferón de tipo 1. Pueden migrar desde los tejidos periféricos a los nódulos linfáticos a través de la linfa bajo determinadas circunstancias. Las fDCs son células no hematopoyéticas que no tienen nada que ver con las DCs plasmacitoides o convencionales, y se encuentran en los folículos de los nódulos linfáticos.

Revisión: Margarita Domínguez-Villar, Yale School of Medicine, USA (SEI)

© Los derechos de este documento corresponden a su autor.