Vacunación para las mucosas

Vacunación para las mucosas | Aditya Pattani & Karl Malcolm, Universidad Queen de Belfast, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

Introducción
Los tejidos mucosos (nasal, oral, ocular, rectal, vaginal…) cubren una gran superficie del cuerpo. Ya que muchas infecciones se inician en estos sitios, el desarrollo de estrategias para neutralizar los agentes infecciosos es crítico. Las vacunas que inducen inmunidad en las mucosas implican la administración de antígenos en uno o más sitios, lo que puede inducir respuestas inmunitarias en el lugar de administración, otros sitios mucosos o a distancia (sistémicos). La figura 1 muestra las principales ventajas y limitaciones.

4. Mucosal vaccination_Figure 1

Figura 1. Ventajas y limitaciones de la vacunación para las mucosas
Inmunización
La inmunización comienza con la administración de antígenos en el sistema inmunitario de las mucosas (dispersos u organizados en unidades como las placas de Peyer en el intestino, o el tejido linfoide nasal en la cavidad orofaríngea). Los sistemas de administración del antígeno pueden estar compuestos por una simple solución tampón, con o sin adyuvantes, o presentarse en formas particuladas complejas, como los liposomas o las nanopartículas. La vía de administración más estudiada y utilizada involucra la cavidad oral, aunque existen otras muchas (Figura 2).

4. Mucosal vaccination_Figure 2

Figura 2. Vías de administración y ejemplos de vacunas que involucran a las mucosas.
Respuestas
Los mecanismos efectores de la respuesta inmunitaria en las mucosas comprenden principalmente la producción de inmunoglobulina A secretada (SIgA), un anticuerpo resistente a proteasas, y una respuesta inmune celular. Ambos meca-nismos han demostrado ser muy efectivos en la eliminiación de varios patógenos, incluyendo virus entéricos o respiratorios y parásitos intracelulares.

Revisión: María Martínez-Esparza, Murcia, ES (SEI)
© Los derechos de este documento corresponden a su autor.